A los 5 años de edad es el momento idóneo para que el niño comience con el inglés. ¿Por qué?

Los padres muchas veces van de un extremo al otro al decidir si vale o no la pena que su hijo de edad preescolar comience a estudiar inglés.
Algunos creen que todo esto es sólo una diversión y que no vale la pena gastar dinero en aprenderse unas canciones y contar hasta diez. Otros están seguros de que, literalmente, en un año los resultados serán muy visibles: el niño podrá hablar inglés en los viajes, ver dibujos animados en inglés.
La verdad, como siempre, está en el medio. En AllRight.com, la escuela online de inglés para niños, les gusta comenzar a estudiar inglés con niños de cinco años. ¿Por qué?


Anteriormente en la educación infantil, a decir verdad, no había mucho para elegir. Las instituciones estatales lo decidían todo: hasta los siete años – el jardín infantil, luego – el colegio. El programa en el colegio estaba unificado y estrictamente regulado, y en el jardín infantil tampoco consideraban que al niño se le debería enseñar algo más que comer pasteles y jugar en el arenero.
Afortunadamente, ahora hasta los más pequeños tienen la oportunidad de desarrollarse: incluso en los jardines infantiles municipales se introducen cursillos optativos. También las ciudades más grandes están llenas de instituciones privadas con estudios profundizados sobre cualquier cosa en el mundo.
Los idiomas extranjeros están en la cima de las prioridades de los padres. Lamentablemente, en Rusia, el nivel de dominio del idioma sigue siendo bajo, según los datos del año 2018: ocupa el lugar 42 en una lista de 88 países. ¡Este índice es 4 veces más bajo que en el 2017! ¿Por qué está pasando esto? Nuestros planes de estudio escolares están dirigidos para lograr lo mejor, pero están tan saturados de materia durante un pequeño número de horas, y los grupos son tan grandes, que simplemente es imposible alcanzar las metas plasmadas en el papel.
Incluso en un buen colegio, con un estudio profundo de idiomas, el marco de la clase no permite lograr que el niño conozca el inglés de un modo efectivo y no solo haga tareas para aprobar un trabajo de control. Como resultado, los padres se interesan por las clases adicionales de idiomas extranjeros para sus hijos.

¿Cuándo su hijo debe comenzar a estudiar inglés?

En teoría, cuanto antes una persona comienza a aprender un idioma extranjero, mejor y más rápido lo interioriza. Seguro que han escuchado historias sobre niños bilingües que, desde la infancia han aprendido dos idiomas de sus padres o abuelos. Si usted está leyendo este artículo, lo más probable es que este no sea su caso. Y puede confundirse al buscar la respuesta correcta a esta pregunta “¿Cuándo comenzar?”.
Los maestros dedicados al desarrollo precoz afirman que el aprendizaje de un segundo idioma se puede comenzar desde la edad de un año, y comparan al niño con una esponja, ya que el niño prácticamente “absorbe” la lengua extranjera, y, por tanto, aprende sin darse cuenta. El hecho es que las características del aprendizaje de idiomas, a esta edad son únicas, debido a la formación de las funciones cerebrales, el ritmo acelerado de desarrollo y la dependencia de las habilidades cognitivas de los niños a su esfera emocional.
Otros aseguran que es mejor posponer el estudio del idioma extranjero hasta la edad escolar y comenzar a los 9-10 años, cuando el niño ya haya desarrollado habilidades de autoorganización y aprende el idioma de una manera consciente. Esto se debe al hecho de que los niños menores de tres años pueden aprender algo solo en contacto directo con sus padres. Por eso volvemos al hecho de que si alguien de la familia conoce el idioma a un nivel suficiente, lo más probable que su hijo crecerá bilingüe.
La mayoría de los lingüistas y especialistas en psicología infantil y desarrollo precoz no dan una respuesta exacta a la pregunta “¿cuándo?”. De hecho, para saber si el niño está listo para aprender un idioma es necesario tomar como base diferentes aspectos: las características psicofísicas del niño, la situación lingüística del momento, también depende algo del país, el jardín infantil y otras condiciones del desarrollo del menor.
Un punto de vista intermedio afirma que la edad óptima para comenzar el aprendizaje de idiomas extranjeros es de 4 a 6 años, dependiendo de las características individuales. Vamos a intentar comprender el por qué.

A esta edad, ya se ha formado el habla.

El filósofo y maestro francés Jean-Jacques Rousseau, en su novela “Emilio, o sobre la educación” escribió, que a un niño le será difícil llegar a dominar un segundo idioma, o sea tener un nuevo sistema de pensamiento, cuando aún no tiene formados su habla y pensamiento en la lengua materna. El autor dice que la edad óptima para aprender idiomas es de 12 a 15 años.
Lo que, en la práctica, es completamente contrario a sus propias palabras, ya que el sistema de habla y pensamiento del niño se forman mucho antes, a la edad de tres años. Por ejemplo, según Vygotsky, en este momento hay un “encuentro” del pensamiento y el habla, lo que da lugar a una nueva forma de vida psicológica.
El habla se forma completamente alrededor de los 5 años. Si el niño no tuvo problemas logopédicos del habla o este problema ya está resuelto, entonces no hay barreras para la introducción de un segundo idioma. Por cierto, esta opinión fue compartida por científicos tales como J. Bruner, T. Eliot, R. Roberts. Ellos consideraban que un adulto aprende un idioma extranjero mucho peor que un niño de 3 a 7 años cuando la capacidad de memorizar es mejor y el proceso de aprendizaje ya atrae.

La curiosidad como ayuda.

No debemos olvidar los procesos cognitivos que ocurren activamente en la edad de 4-6 años. Precisamente en este momento los niños son más susceptibles a recibir nueva información, se organizan más y tienen más capacidad para aprender. El vocabulario del niño crece activamente, se forma la visión del mundo y del propio “YO”. Durante este período, cualquier actividad del niño destinada a aprender algo nuevo es, en primer lugar, el conocer el mundo que le rodea.
Un buen maestro utilizará todas estas características psicofisiológicas en beneficio del aprendizaje. Los niños de esta edad son muy curiosos, necesitan alimentarse constantemente de nuevas impresiones, su sed de aprendizaje es incansable.

La espontaneidad infantil y la pronunciación correcta

Por un lado, los estudiantes de entre 10 y 12 años sobrepasan significativamente a los niños de menor edad en el ritmo de aprendizaje. Pero esto es comprensible, porque el niño de diez años está acostumbrado a estudiar: asiste al colegio y hace sus deberes regularmente. Sin embargo, fallan cuando se trata de pronunciación. Los científicos Johnson y Newport en 1989 demostraron que la capacidad de aprender la pronunciación en un idioma extranjero disminuye linealmente a partir de los siete años de edad. Otro estudio (Long, 1990) demostró que una persona no tendrá acento en un idioma extranjero si comienza a entrenarse a más tardar a partir de los 6 años. Si el entrenamiento comenzó después de los 12 años, el acento será notable en casi todos los casos.
Probablemente, en muchos sentidos, la propia espontaneidad infantil ayuda a los niños: no existe una barrera del idioma, el miedo a los errores y la mala pronunciación con los que a menudo se topan los mayores. Un niño de cinco años copia rápida y fácilmente a su maestro, pero los niños de 10 a 12 años deben hacer un esfuerzo mucho mayor para lograr el mismo resultado. Además, existe la siguiente explicación: la capacidad de pronunciar palabras extranjeras no está relacionada con la edad, sino con el conocimiento del primer idioma. En otras palabras, cuando el idioma materno ya se domina bien, la persona comienza a imitar sonidos extranjeros a través de este: el primer idioma asimila al extranjero.

¿Qué significa “aprender jugando”?

A los 4-5 años un niño aún no tiene una motivación definida. Nunca responderá a la pregunta “¿Para qué estudias?”. Probablemente contestará solo: “me lo ha dicho mamá”. Los dibujos animados y los libros en inglés tampoco funcionan aquí; esto puede atraer solo a los niños de 10-12 años, incluso es mejor comenzar con las canciones de sus artistas favoritos.
Sin embargo, a esta edad los niños aprenden bien a través del juego. Si al niño se le motiva discretamente, para él será interesante acudir a la clase una y otra vez. Por lo tanto, para los niños de 5 años el contacto con un maestro es extremadamente importante. Se necesita un maestro-amigo al que se desea ver una y otra vez.
En principio, incluso muchos ejercicios tradicionales pueden presentarse como un juego, solo debe decirse con entusiasmo en la voz. Por ejemplo, la tarea “escuchar y repetir después del maestro” puede convertirse en un juego si el maestro tiene suficiente entonación expresiva. Puede cambiar su voz de alegre a enojada o triste, y esto ya será divertido.
Por supuesto, a una edad temprana es importante no sobrecargar al niño, formando de este modo una actitud negativa hacia el proceso de aprendizaje. 20-30 minutos para una clase son lo máximo. También durante la clase debe haber momentos relajantes, físicos (saltar, correr). El método de respuesta física completa ayuda mucho desde el punto de vista, que se está aprendiendo inglés y al mismo tiempo todo está en constante movimiento. Organizamos todas nuestras clases para niños en torno a este concepto. A una edad posterior, el estudio en forma de juego o el método de respuesta física completa deja de funcionar de manera tan efectiva.
Todo esto infunde el amor por el idioma en los primeros años, lo cual ayuda para que la persona no lo abandone cuando crezca.

Tiempo para llegar a amar el inglés

No debemos obviar que en este momento el niño aún no está ocupado en aprender el programa escolar, lo que significa que tiene más energía y fuerza que el alumno, cargado de estudios de la mañana a la noche. Sin embargo, no intente cargar al niño con cinco clases por semana; de 2 a 3 veces por semana será suficiente.
Recuerde: un niño de cinco años aprenderá en un año mucho menos que un niño de diez años. ¡Y esto es normal! No debe pensar que, si su hijo comienza a aprender idioma a los 5 años, en un año sabrá toda la gramática y dos mil palabras. En definitiva, incluso en su idioma nativo esto no sucede tan rápido. La principal ventaja que ofrece el aprendizaje precoz no es una mayor cantidad de material, sino el deseo de aprender el idioma en lo adelante y la desaparición del miedo.
A la edad de 4-6 años el niño tiene todas las posibilidades de empezar a dominar con éxito un idioma extranjero. Si nota que el niño no tiene “grandes éxitos” en el dominio del idioma a esta edad, no debe preocuparse porque, además del idioma, al aprender algo nuevo también la imaginación general de su hijo se desarrollará y entrenará de manera integral.
La tarea principal es hacer que el proceso de aprendizaje no sea aburrido.

No se detenga: aprenda inglés en general, incluso en verano

Los niños esperan su época favorita del año: las vacaciones. Seguramente, ya sueñan con cómo dormirán hasta tarde, correrán con sus amigos por el patio, jugarán a sus juegos favoritos e incluso se tirarán horas enganchados a su móvil.

Tal vez su hijo tenga algún otro hábito favorito. ¿Sabía que para desarrollar un hábito hacen falta 21 días? Y nosotros tenemos una oferta tentadora.

Estudiando regularmente: ahorramos tiempo y presupuesto

  1. Aprender inglés es otra buena idea para desarrollar un hábito, que es muy fácil de introducir en la vida cotidiana si sigues algunas recomendaciones simples.
  • Intenta continuar estudiando regularmente durante el verano y no perderte las clases, porque es muy difícil restaurar el conocimiento.
  • Es difícil imaginar cuántos temas, palabras y gramática ha aprendido un niño en los últimos años. Si tomas un descanso largo, el conocimiento será olvidado. Luego, en el otoño, tendrás que repetir todo lo viejo y aprenderlo todo de nuevo. ¿Por qué sobrecargar al niño con el doble de trabajo?
  • Además, se necesitarán finanzas adicionales, tiempo y esfuerzo para volver al menos al nivel que estaba antes de la pausa en el estudio.

2. Para evitar que esto suceda, planifique un horario de clases para varias semanas, o incluso mejor, con meses de anticipación. Además, los maestros de escuela AllRight continúan las clases con los estudiantes todo el verano, no nos vamos de vacaciones.

  • Sabemos por experiencia que un horario claro disciplina muy bien a un niño.
  • Al comprender que el maestro ya se está preparando para la próxima lección, su estudiante será más responsable en organizar su tiempo y el de otras personas. Y también este enfoque ayuda a mantener la motivación y esos mismos “ojos ardientes” en los niños. ¡Comprobado!

3. Continuar con clases y ejercicios adicionales en el verano.

  • Es importante que los niños estén siempre en la corriente principal del aprendizaje, ya captan la información rápidamente, y el estudio constante solo agrega motivación y deseo de contarles a los padres sobre sus éxitos, escuchar “¡Eres el mejor niño! ¡Lo estás haciendo bien!”.
  • Alternativamente, pueden ver dibujos animados en inglés en YouTube juntos, incluir canciones en inglés, buscar palabras conocidas y traducir palabras desconocidas.
  • Incluso puede tener un vocabulario de palabras que su pequeño aprenderá durante las vacaciones. Otra forma efectiva de memorizar nuevas palabras: escribe notas adhesivas con el nombre de objetos, frutas, verduras y pégalas. Entonces las palabras siempre serán visibles e incluso visualmente mejor recordadas.

También recuerde: cuantas más lecciones individuales en nuestra escuela pague en una sola cuota, más barato será el coste individual de la clase. Y el dinero ahorrado se puede gastar, por ejemplo, en unas vacaciones familiares inolvidables, durante las cuales el niño también practica el vocabulario aprendido.

Les deseamos a usted y a su hijo unas vacaciones productivas y rentables, para ampliar el vocabulario y el conocimiento del inglés.

¡En AllRight School siempre estamos listos para convertirons en el mejor amigo y asistente para aprender inglés para su hijo!

Inglés desde la primera infancia: los beneficios del bilingüismo

Ya estamos acostumbrados al rápido ritmo de la vida, los cambios y la necesidad de aprender y mejorar constantemente. Incluso aceptamos el hecho de que los niños necesitan estudiar objetos e idiomas simples desde la edad preescolar. Muchos pueden estar en desacuerdo, por temor a que el niño se haga un lío en la cabeza, que comience a confundir las palabras y que tenga una sobrecarga de información.

Continue reading