Opinión del profesor: por qué los niños de primero de primaria no deberían aprender el alfabeto inglés

Opinión del profesor: por qué los niños de primero de primaria no deberían aprender el alfabeto inglés

¿Sabías que los alumnos de primero de primaria tienen que aprender 3 alfabetos diferentes? Por una parte, el español y, por otra, el inglés y su transcripción. Según Marina, profesora de AllRight con once años de experiencia, «es una tarea que conlleva un gran esfuerzo».

«A, B, C, D, E, F, G…», así suelen empezar las clases de inglés en el colegio. No es de extrañar, porque la enseñanza de la lengua materna también comienza con el aprendizaje del alfabeto. Pero, ¿realmente es necesario que el niño conozca el alfabeto inglés nada más empezar a aprender el idioma? ¿Le será de ayuda o no representará más que un obstáculo inútil?

Son demasiadas letras.
Cuando el niño comienza el colegio, se enfrenta a una tarea complicada. En poco tiempo, tiene que aprender un montón de letras en la lengua materna, números, signos de puntuación… ¡y luego está el alfabeto inglés! Es fácil que se confunda.
Lo mejor es comenzar a aprender inglés mediante un curso exclusivamente oral, con una duración de 3-6 meses. Durante este tiempo, el niño se acostumbrará al sonido del idioma extranjero y aprenderá a formar oraciones y frases sencillas.
Solo después de eso vale la pena comenzar a aprender las letras. Y, en cualquier caso, no el alfabeto.

Empecemos por el aprendizaje de los sonidos.
El principal objetivo en primero de primaria es enseñar al niño a leer palabras y oraciones simples. Existen varias formas de hacerlo. Por un lado, está el método de leer la palabra completa y, por otro, el de pronunciar las letras una por una.
Por norma general, en Occidente se utiliza el primer método, aunque tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, puede que el niño memorice la forma de la palabra «pen» (bolígrafo). Pero cuando se encuentre con la palabra «pan» (sartén), lo más probable es que no se percate del cambio de las letras y el nuevo significado. Al encontrarse con palabras desconocidas, el niño suele experimentar incertidumbre y dificultad para leer.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que lo ideal es que los niños aprendan mediante el segundo método. De esta manera, no les enseñamos la letra en sí, sino el sonido asociado a ella y, después, relacionamos la imagen gráfica de la letra con el sonido.

Por ejemplo, la «T» no es [ti:], sino [t]; igual que «I» no es [aɪ], sino [ɪ]. Al aprender los sonidos [ɪ] y [t], ya pueden leer la palabra «it» (ello).
Si añadimos el siguiente sonido [s], obtenemos la palabra «is» (es).
Si aprenden la letra y el sonido Aa [æ], los niños podrán leer: «It s a…» (Es un…), que representa la estructura básica con la que construir una oración. Cabe señalar que, para entonces, los niños ya dominan este tipo de oración porque la ha aprendido en el curso oral.

Gracias a este método, el alumno es capaz de leer y memorizar palabras y frases coloquiales y significativas desde las primeras clases. Si todavía no ha aprendido todas las letras o palabras para formular una oración, estas se pueden reemplazar con dibujos.

Una vez hecho esto, podrá aprender el alfabeto.
¿Por qué es mejor aprender el sonido de la letra, en lugar de su nombre? Para evitar confusiones y facilitarle las cosas al niño. Cabe señalar que, a esa edad, los niños todavía no comprenden la diferencia entre letra y sonido. Al aprender la letra y el sonido al mismo tiempo, se corre el riesgo de que la letra «I» solo se recuerde como [aɪ]. Esto hará que el niño lea la palabra «it» como [aɪt], y «cat» como [sæt], o incluso [seit].

La práctica ha demostrado que es mejor no enseñar el alfabeto inglés desde el primer día. Al fin y al cabo, se puede aprender más adelante, cuando el niño ya comprenda la diferencia entre sonidos y letras.

Regístrese para
una clase gratuita

Inscribirse

Ayude a su hijo a aprender inglés

Suscríbase a los secretos del idioma de AllRight en formato de correo electrónico.
Obtenga trucos y consejos varios, vocabulario sobre varios temas y reglas en un lenguaje que los niños pueden entender.

[sibwp_form id=5]